Oraciones a San Juan Bosco

Oración a San Juan Bosco

Oh San Juan Bosco, Padre y Maestro de la Juventud, que tanto trabajaste por la salvación de las almas, se nuestro guía en buscar el bien de nuestras almas y la salvación del prójimo; ayúdanos a vencer las pasiones y el respeto humano, enséñanos a amar a Jesús Sacramentado, a María Auxiliadora y al Papa; alcánzanos de Dios una buena muerte para que podamos reunirnos en el Paraíso.
Amén.

Súplica a San Juan Bosco

¡Oh bienaventurado San Juan Bosco! Cuando vivíais en la tierra, no había persona que a ti recurriera sin recibir pronto consuelo y ayuda, pues, por medio de María Auxiliadora, conseguíais de Dios tantos milagros.

Ahora veo que vives en el Cielo, tan cerca de Jesús y de María Auxiliadora, nuestra tierna Madre, ¿cómo no será mucho más grande tu valimiento y poder?

Pues bien: mirad el apuro en que me encuentro, la necesidad que me apremia y auxiliadme con vuestra intercesión valiosísima, obteniéndome la gracia que imploro...

(Aquí se nombra la gracia que se desea alcanzar.)

También tú, en vida, has probado las privaciones, enfermedades, ingratitudes, afrentas, calumnias, persecuciones... y sabes lo que es sufrir. Por eso, oh San Juan Bosco, te ruego vuelvas benigno a mí tu mirada y me des cuanto os pido, o lo que sea de mayor bien para mí.

Obténme, sobre todo, una perfecta conformidad con la voluntad de Dios, para que sea meritoria la cruz que la Divina Bondad se complace en regalarme.

Pongo, así mismo, bajo vuestro potente patrocinio a todos los seres de mi familia, para que los defiendas de todo mal, en el alma y en el cuerpo y podamos así todos, un día reunirnos en el Paraíso. Así sea.

Para obtener gracias de San Juan Bosco

Necesitado de particular ayuda a ti recurro con gran confianza, ¡oh glorioso San Juan Bosco! Necesito gracias espirituales para huir del pecado y perseverar en el bien hasta la muerte. Pero tengo necesidad también de gracias temporales y especialmente...

(Se dice la gracia particular que se desea).

Tú que fuiste tan devoto de Jesús Sacramentado y de María Auxiliadora, y tan compasivo para con las necesidades humanas, obténme de Jesús y de su celestial Madre la gracia que te pido y una gran conformidad con el querer de Dios. Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario