¿Qué es la Fe ?

(De los escritos de la Sierva de Dios Luisa Picarreta)

Jesús le dijo a Luisa: "La Fe es Dios".

Pero esas dos palabras contenían una luz inmensa, que es imposible de explicar; pero lo diré como pueda.

En la palabra "Fe" comprendía que la fe es Dios mismo. Y así como el alimento material da vida al cuerpo para que no muera, así la fe da vida al alma; sin la fe el alma está muerta. La fe vivifica, la fe santifica, la fe espiritualiza al hombre y le hace tener la mirada fija en un Ser Supremo, de modo que nada aprende de las cosas de acá abajo, y si lo aprende, lo aprende en Dios. ¡oh, la felicidad de una alma que vive de fe! Su vuelo es siempre hacia el Cielo. En todo lo que le sucede se contempla siempre en Dios, y he aquí cómo: en la tribulación, la fe la eleva en Dios y no se aflige por ella, ni siquiera se lamenta, sabiendo que no debe formar aquí su contento sino en el Cielo! Así también, si la rodean la alegría, las riquezas y los placeres, la fe la eleva en Dios y le hace decir dentro de sí: ¡Oh cuánto más rica y más feliz seré en el Cielo! Por lo cual siente fastidio de estas cosas terrenas, las desprecia y se las pone bajo los pies. (...)


Ahora volvamos a la idea del alimento. El cuerpo al tomar el alimento, no solo se sostiene, sino que participa de la sustancia del alimento, la cual se transforma en el mismo cuerpo. Así el alma que vive de fe: como la fe es Dios mismo, el alma viene a vivir del mismo Dios, y alimentándose del mismo Dios, viene a participar de la sustancia de Dios, y participando de ella, viene a asemejarse a Él y a transformarse en el mismo Dios. Y así, al alma que vive de fe le sucede que: Santo es Dios, santa es el alma, potente Dios, potente el alma; sabio, fuerte y justo Dios, sabia, fuerte y justa el alma; y así de todos los demás atributos de Dios. En suma, el alma llega a ser un pequeño dios...¡Oh, la bienaventuranza de esta alma en la tierra, para ser después mas bienaventurada en el Cielo!

Comprendí además que esas palabras que el Señor dice a sus almas predilectas: "Te desposaré en la Fe" no significan otra cosa sino esto: que el Señor en este místico desposorio dota a las almas de sus mismas virtudes. Me parece como dos esposo que al unir sus propiedades no se distingue ya entre las cosas del uno y de la otra y ambos se vuelven dueños; pero de nuestro caso, el alma es pobre y todo el bien es de parte del Señor, quien la hace partícipe de sus sustancias.

La vida del alma es Dios, la fe es Dios, y el alma al poseer la fe injerta en sí todas las demás virtudes. De manera que la fe está como rey en el corazón y las demás virtudes están alrededor como súbditas, sirviendo a la fe; así que las mismas virtudes sin la fe son virtudes que no tienen vida.

Me parece que Dios comunica la fe al hombre de dos maneras. La primera es en el Santo Bautismo. La segunda es cuando Dios bendito, depositando una partícula de su sustancia en el alma, le comunica la virtud de hacer milagros, como la de poder resucitar a los muertos, sanar a los enfermos, detener el sol y otros... ¡oh, si el mundo tuviera fe, se cambiaría en un paraíso terrenal!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario